¿Qué es la Diabetes Mellitus Canina?

16 Nov, 2018

¿Qué es la Diabetes Mellitus Canina?

La Diabetes Canina, igual que en las personas, es la acumulación de glucosa (“azúcar”) en la sangre debido a una alteración del sistema endocrino. Esto puede ser muy peligroso para la salud.

Existen dos tipos de Diabetes:

  • Diabetes tipo I o insulino-dependiente: se da cuando no se produce suficiente insulina. En este tipo, la administración de insulina de por vida es necesaria como tratamiento para la enfermedad.
  • Diabetes tipo II o no-insulino-dependiente: ocurre cuando hay suficiente insulina pero el cuerpo no es capaz de usarla adecuadamente.

La mayoría de los perros tienen diabetes tipo I.

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y que permite que nuestras células puedan absorber la glucosa de la sangre y así poder funcionar. Por lo tanto, sin insulina, las células no absorben la glucosa, interpretan que no hay, envían señales para que el cuerpo produzca más y provocan unos niveles excesivamente altos de glucosa en la sangre que generan graves problemas en la salud del animal.

Cualquier perro puede desarrollar Diabetes, pero se ha visto predisposición según la edad, el sexo y la raza de los animales. Los perros adultos y mayores son los más susceptibles. Afecta más a las hembras enteras y las razas con mayor riesgo son: Caniche, Pinscher Miniatura, Samoyedo, Bobtail, Teckel, Springer Spaniel, Alaska Malamute, Schnauzer Miniatura, Chow chow, West Highland White Terrier, Beagle, Cairn Terrier, Dobermann, Golden Retriever

  • Cómo saber que tu perro tiene Diabetes

Los síntomas de Diabetes Mellitus sugieren que podría padecer esta enfermedad. Los signos más típicos son:

  • Orina más que antes (poliuria)
  • Tiene más sed (polidipsia)
  • Aumenta el apetito (polifagia)
  • Se le ve más débil, con más sueño y menos activo
  • Pérdida de peso

Además se puede notar otros signos como que curan más lento las heridas, cataratas, abdomen hinchado, vómitos y diarrea, crisis convulsivas, etc.

Como otras enfermedades pueden provocar los mismos signos, en la clínica le examinaremos y  llevaremos a cabo algunas pruebas para confirmar el diagnóstico.

  • Análisis de orina: se analizará una muestra de orina para determinar si hay glucosa en la orina y/o una infección del tracto urinario.
  • Análisis de sangre: para confirmar el diagnóstico.
  • Examen general: el estado de salud general para descartar la presencia de otras enfermedades y/o infecciones. Esto es muy importante, ya que las infecciones y algunas enfermedades pueden ser un obstáculo para el tratamiento de la diabetes mellitus.

Complicaciones de la Diabetes Mellitus en los perros

Las complicaciones a largo plazo de la Diabetes Mellitus son debidas a niveles altos de glucosa en sangre prolongados (hiperglucemia). Consiguiendo el control óptimo de la enfermedad se  minimizarán las complicaciones.

La complicación más común de la Diabetes en los perros son las cataratas. Las cataratas consisten en que el cristalino se hace opaco, llegando a causar ceguera. El tratamiento es quirúrgico.

También pueden desarrollarse cetoacidosis, infecciones frecuentes, principalmente de orina y piel, pancreatitis,…

Debemos tener cuidado con los perros tratados con insulina por riesgo de hipoglucemia (nivel demasiado bajo de glucosa en sangre) y es extremadamente importante que sepamos reconocer los signos que produce, siendo siempre una urgencia.

  • Objetivo del tratamiento

El objetivo es el restablecimiento de la calidad de vida del perro. Es decir,  minimizar las complicaciones sin provocar una hipoglucemia y detener los signos propios de la Diabetes: consumo de mucha agua, micción frecuente, aumento del apetito y pérdida de peso.

Con ejercicio, una dieta correcta, la insulinoterapia y con una monitorización adecuada, debería tener la misma esperanza de vida que un perro no diabético, aunque la diabetes no pueda curarse. Los perros diabéticos necesitarán tratamiento durante toda su vida.

 

  • ¿Cómo se trata a los perros diabéticos?

El éxito en el control de la Diabetes depende de una rutina regular y para ésto es necesario una colaboración absoluta de los propietarios y una comunicación continua con el veterinario. Las perras siempre deberán ser esterilizadas

  • Inyecciones regulares de insulina, como ya hemos visto, la mayoría de veces la diabetes en perros es del tipo I o insulino-dependiente. Eso quiere decir que, para mantener a raya la enfermedad, es necesario administrar insulina
  • Régimen correcto de alimentación: dieta constante en composición y cantidad. No comer NADA entre horas.
  • Ejercicio regular, es necesario y bueno para los perros diabéticos

Leer entrada anterior
Cómo acostumbrar a un gato al corte de uñas

¿Tu gato desaparece en cuanto te ve con el cortaúñas? ¿Se resiste a quedarse quieto mientras intentas cortárselas? Cuidar las...

Cerrar