¡¡¡Cuidado con el golpe de calor!!!

28 Jul, 2017

¡¡¡Cuidado con el golpe de calor!!!

El golpe de calor es un trastorno frecuente, urgente y muy serio, con riesgo de muerte por los daños que se producen en los órganos del animal debido a un aumento exagerado de su temperatura corporal.

Lo mejor, como siempre, es prevenirlo:

– Dales de beber agua regularmente y que siempre la tengan disponible
– Nunca los dejes encerrados en coches o lugares pequeños
– No les saques a pasear a las horas de más calor
– No dejes que hagan ejercicio mientras haga calor
– Si están en un patio, terraza, esperando en la puerta de una tienda … que tengan una buena sombra
– En los viajes, lleva agua, toallas húmedas, permite que se cambien de sitio a donde no les dé el sol y haz descansos para que pueda estirar las patas!

Aumentaremos estas medidas en las razas “chatas”, en animales con problemas cardio-respiratorios o debilitados, pues tienen mayor riesgo de desarrollar un golpe de calor.

Síntomas del golpe de calor

Un perro o gato que ha sufrido un golpe de calor muestra los siguientes síntomas:

  • Está perezoso y sin ganas de moverse, agotado, débil.
  • Su respiración es rápida o dificultosa y las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas.
  • Temblores musculares e incluso vómitos.
  • Le aumenta el ritmo cardíaco.
  • Se tambalea.

A raíz de estos síntomas, si el animal no es tratado a tiempo, puede que esta dolencia se agrave y:

  • Le aparezcan pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Padezca una hemorragia gastrointestinal.
  • Sufra una insuficiencia hepática o renal.
  • Se vea afectado por un edema cerebral.
  • Le fallen los órganos.

La temperatura media de los perros es de 38 – 38,5°C, pero cuando sufren un golpe de calor, ésta puede llegar a los 42°C o más.

Pasos a seguir ante un golpe de calor:

Por la gravedad de esta dolencia, a la menor sospecha debemos llevar al perro o gato de inmediato a la clínica. Desde el primer momento y durante el traslado hasta la clínica, nuestro objetivo será el de bajar la temperatura corporal del animal, pero no podemos hacerlo de cualquier manera.

1.- Llevémosle a un sitio a la sombra, fresco y ventilado y comenzaremos a aplicarle frío en las zonas más importantes, como son cabeza, cuello, ingles y axilas. De este modo, refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral  y bajaremos la velocidad de la respiración.

2.- Debemos poner al animal bajo un chorro de agua o sumergirle en la bañera (no muy fría) y humedecerle la boca sin obligarle a beber. Cuando veamos que la respiración se ha normalizado, podremos sacarlo de debajo del agua pero manteniendo siempre el control de su temperatura.

3.- Podemos ayudarnos con ventilador o pasar cubitos de hielo por la nariz, ingles, axilas y por los lados del cuello.

4.- A pesar de todos estos esfuerzos, es fundamental que cuando nos sea posible, llevemos al perro o gato a la clínica para hacerle un reconocimiento y si fuera necesario administrarle la medicación adecuada para que acabe de recuperarse y prevenir complicaciones.

Lo que NO debemos hacer NUNCA:

1.- No cubrir o envolver a nuestra mascota con toallas, de esta manera el calor aumenta en vez de salir.

2.- No utilizar agua completamente helada, es mucho menos eficiente.

3.- No administrar medicamentos para bajar la fiebre

4.- No friccionar la piel con alcohol

Y recordad que el golpe de calor es una emergencia que puede provocar un fallo multiorgánico irreversible. Por eso, ante los primeros síntomas hay que actuar y acercarse a una Clínica Veterinaria.

 

Dejar un comentario

*


Leer entrada anterior
Las uñas de nuestros gatos

Nuestros felinos están dotados de 18 uñas retráctiles, 5 en cada mano y 4 en cada pie,  que han de...

Cerrar