Cómo acostumbrar a un gato al corte de uñas

7 Mar, 2018

Cómo acostumbrar a un gato al corte de uñas

¿Tu gato desaparece en cuanto te ve con el cortaúñas? ¿Se resiste a quedarse quieto mientras intentas cortárselas? Cuidar las uñas del felino en casa es necesario para su salud, además de evitar dolorosos arañazos accidentales durante sus juegos. Pero cortarselas también puede ser un trabajo complicado.

Aquí explicamos los pasos a dar para acostumbrar a un gato a que tolere de forma positiva el corte de uñas y es algo que todos los dueños agradecerán en un futuro.

Utilizaremos comida de lata, en una cucharilla o palito, que el gatito pueda chupetear. Lo importante es ir de forma progresiva y que no se canse, forcejee o se ponga nervioso.

1.- En el primer paso, acercaremos la golosina y, mientras lametea, cogeremos suavemente, con la otra mano, el extremo de una de sus patitas. Soltaremos la patita a la vez que retiramos la golosina. Al principio estaremos uno o dos segundos, gradualmente más. Cuando el gatito permanezca tranquilo mientras le agarramos cualquiera de sus patas y acariciamos los deditos, pasamos al siguiente punto.

2.- En éste haremos lo mismo, pero cogiendo la patita primero, soltándola antes de que vaya a cansarse (si forcejea, hemos ido muy rápido), y dándole la golosina justo después de soltar. Alargar el tiempo de toqueteo en los sucesivos ejercicios, hasta que tolere en repetidas ocasiones un tiempo aproximado de 10-15 segundos.

3.- En la siguiente fase haremos como en el punto anterior (dando premio siempre al soltar), pero introduciendo el apretar suavemente la uñita para exponerla. Ya sabéis, al principio todo muy breve.

4.- Cuando el gatito está confortable con lo anterior, introducimos el cortaúñas en el toqueteo, acariciándole la patita con él (y golosina cuando soltamos, ¿eh?). También dando suaves golpecitos, en una uña expuesta, con el cortaúñas.

5.- Ahora ya colocamos el cortaúñas alrededor de la uña, presionando pero flojito, sin cortarla, retirar y premio.

6.- Y en la última lección, cortamos una uña, solo una, la primera vez y golosina. Se cortará sólo la punta, para no hacerle daño. Poco a poco, haremos más de una.

  • No apures, hazlo siempre más breve de lo que él empezara a no tolerar, y alarga un pelín en el siguiente intento. Si te excedes, dale una pausa y retrocede a puntos anteriores en el siguiente ejercicio.
  • Si algún punto te cuesta, vuelve a meter el “rechupeteo golosinil” a la vez que la manipulación, durante algunos intentos.
  • Cuando termines el programa, repite pequeños recordatorios de este estilo, con premios, de vez en cuando.
  • Practicando en sesiones cortitas de 5 minutos, agradables para los dos, no te llevará más de unos pocos días de ejercicios… y toda una vida de relax en lo que a uñas se refiere.

Revisa las uñas de tu gato regularmente. Las uñas de cada gato crecen a un ritmo diferente, pero como regla general cortaremos las uñas cada 2-3 semanas.

Aunque tu gato se afilará las uñas y las mantendrá en buena forma por su cuenta, vigílalas de todos modos. Tu gato podría tener una uña rota y tú puedes ayudarlo, cortándola adecuadamente.

Los gatos ancianos o descuidados necesitan atención especial. Debemos revisarles las uñas semanalmente si es necesario. Esto es mucho mejor que dejar que las uñas crezcan demasiado y se claven en las almohadillas.

Dejar un comentario

*


Leer entrada anterior
¿Cómo prevenir los tumores de mama?

Al igual que en las personas, los tumores de las glándulas mamarias son frecuentes en perras y gatas. La castración...

Cerrar